La paparrasolla acecha desde la oscuridad de su torre

Paparrasolla (Rae): Ente imaginario con que se amedrenta a los niños a fin de que se callen cuando lloran.

Paparresolla (Diccionario de la lengua asturiana): Ser imaginario con el que se asusta a los niños. Mito popular con que se infunde miedo a los niños . El coco.

Curiosa imagen de la paparrasolla.

La paparrasolla, o paparresolla es un monstruo muy importante en las mitologías asturiana, leonesa y cántabra. Además, de una manera más diluida, también está presente en la mitología castellana y andaluza.

¿Paparrasolla?

Se especula que el nombre de paparresolla o paparrasolla surge de la fusión de los verbos «papar» (engullir o tragar sin masticar) y «resollar» (dicho de un animal, absorber y expeler el aire a través de los órganos respiratorios).

Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana o española, de 1611, la define como: «Un nombre de las amas para amedrentar a los niños y hacerles que callen, haciendo que alguna persona empiece a resollar de papo, en un lugar donde el niño no la vea».

La extensión de su leyenda

La paparrasolla es uno de los seres míticos más extendidos a lo largo y ancho de nuestro país. Su presencia es muy fuerte en Castilla y León, sobre todo en la zona de la sierra burgalesa, y también en Asturias. Además, está muy presente en Cantabria y en la Comunidad de Madrid. En regiones como Andalucía o Castilla-la Mancha, la presencia de esta criatura está más diluida.

¿Y cómo es la paparrasolla?

Cuando hablamos de la forma física de esta criatura, hay que tener muy en cuenta la zona, ya que varía mucho. En Asturias y en otros lugares, es una especie de ogro terrorífico, una mujer horripilante y descomunal.

En León es un tipo de criatura voladora con una figura cercana a la de la arpía. Esta es la forma que tiene también en Cantabria.

El comportamiento, sin embargo, no varía. Esta criatura se alimenta de chavales, pero no le vale cualquier niño: le gustan los niños que se portan mal.

Imagen de lo que podría ser una paparrasolla

La paparrasolla de Asturias

La paparrasolla asturiana es un auténtico monstruo, un ogro conocido por tragarse a los niños de golpe. Una coplilla popular nos desvela su terrible aspecto.

Su presencia es fuerte sobre todo en Colunga, Caravia, Sobrescobiu, Llaviana, Bimenes y San Martín del Rey Aurelio. En Borres (Tineu), existe la leyenda de un ser muy similar que podría ser su contrapartida masculina, el paparroxu.

La paparrasolla de Castilla y León

Esta criatura mítica es muy conocido en la sierra burgalesa, donde también creen en otros monstruos asustadores similares, como la Marrona, la Cocharrona, el Coco y el Sacamantecas.

Tanto Luis Díaz Viana, en su Aproximación antropológica a Castilla y León (1988), como María Ángeles Roque Alonso nos aseguran que la paparrasolla vive en el campanario de la iglesia del pueblo de Barbadillo de Herreros (Burgos).

La Paparrasolla de Barbadillo Herreros todavía hoy está en activo y vive dentro de la torre de la iglesia. En la parte trasera del campanario se abre un ventanuco redondo por donde sale y se lleva a los chiquillos desobedientes a los cuales controla desde su atalaya. La Paparrasolla también puede agazaparse debajo del tejado, en el «payo» (desván) o en un rincón oscuro y lanzar unos lastimeros y horrisonos gritos; pues así lo oian los niños del valle de Valdelaguna hace unos setenta años.

Las madres de criaturas traviesas recurrían a ella, sobre todo cuando eran varios hermanos difíciles de controlar. Una vecina solía ser la encargada de oficiar cuando oía la «remordisca» (término que recoge tanto el concepto de morder como el de moverse, agitarse, paralelo al que acontece cuando varios perros, aparentemente tranquilos, de repente empiezan a ladrarse y desafiarse); en ese momento debía lanzar desde su casa gritos de Paparrasolla. La abuela de uno de nuestros informantes de Valdelaguna había desempeñado este papel durante varias temporadas.

María Ángeles Roque Alonso.

Otro ser mítico convertido en asustaniños

En efecto: los adultos utilizaban esta leyenda para asustar a sus hijos, asegurándoles que la paparrasolla los estaba vigilando desde su guarida en el campanario de la torre de la iglesia. Les decían que el monstruo no solía atacar a los muchachos que se portaban bien, pero que, cuando veía a algún chico que desobedecía, saltaba desde su refugio para apresarlo. Tras capturarlo, se lo llevaba volando a su guarida y lo devoraba.

De esta conocida «leyenda urbana» o «mentirijilla para asustar a los chavales» recogemos muchísima información sobre la paparrasolla leonesa. Sabemos que es una criatura voladora, probablemente con garras. Nos hacemos una idea de su tamaño. También sabemos dónde vive, de qué se alimenta y conocemos algunos se sus hábitos. Por último, sabemos que es lo suficientemente inteligente como para distinguir cuando un niño se porta bien de cuando se porta mal.

En León también se cree que la paparresolla se puede ocultar bajo los tejados de las casas, en los desvanes, desde donde emite gritos lastimeros y horribles.

Paparrasolla. Ilustración de Javier Prado para su obra Monstruos Ibéricos.

La paparrasolla de la Comunidad de Madrid

En Valdelaguna (Madrid) también se recoge la creencia de que este monstruo vivía en los desvanes y alertaba a los humanos de su presencia mediante lúgubres aullidos y lamentos. Así lo recoge Roque Alonso.

De una manera muy similar a como se hacía en León, era habitual que los adultos, en el caso de que sus hijos fuesen muy revoltosos, le pidiesen a alguna vecina que emitiera dichos alaridos desde la casa de al lado para amedrentarles y que se estuvieran quietos.

En visto de la extensión y la longevidad de esta práctica podemos decir, sin temor a equivocarnos, que sus resultados eran efectivos.

La paparrasolla de Lucía Rodríguez González

Es muy interesante mencionar a la escritora Lucía Rodríguez González, que construye el nudo de su novela de ficción y suspense, La Paparrasolla (obra narrativa que obtuvo en 2018 el Premio Letras Jóvenes de Castilla y León), sobre el misterio en torno a la veracidad y auténtica identidad del monstruo, así como al origen de esta y otras muchas leyendas de la tradición castellana.

Portada de La paparrasolla, de Lucía Rodríguez Gonzalez

Y eso es todo

La leyenda de estas criatura está extendida por una gran parte de la península. Si quieres seguir conociendo a otros seres que comparten sus mitologías con este terrorífico ser, aquí tienes los enlaces:

Si quieres conocerla a todas las criaturas fantásticas de la Península Ibérica, y no solamente a las que hay en este blog, te regalo un libro con, entre otros apartados, un extenso bestiario, compuesto por nada menos que 147 criaturas fantásticas de la Península Ibérica, a las que describo y ubico geográficamente. Solamente tienes que suscribirte a este blog. De esta manera, si quieres, te mantendré informado de las novedades con un breve correo electrónico que te llegará el viernes o el sábado. Y si no quieres, puedes darte de baja cuando quieras. ¡Pero el libro nadie te lo quita! No lo dudes. Hazlo. Me harás un poco más feliz.

Un abrazo enorme. Muchas gracias por leerme.

Sentid, vivid y no os rindáis nunca.

¿Quieres publicar este post en X?

La paparrasolla acecha desde la torre de la iglesia Clic para tuitear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “La paparrasolla acecha desde la oscuridad de su torre”