Desde Iliddiam y sus mundos celtas: conozcamos el mítico «Otro lado»

Los mundos celtas son muchos. Estos pueblos, unificados únicamente por unas lenguas y una manera de comprender la vida, tenían un folclore extraordinario. Muchísimos dioses, una infinidad de mitos y leyendas y una colección enorme de seres míticos fuertemente interrelacionados. Para comenzar a comprender esta gran riqueza, hay un concepto que tiene que quedar muy claro: hay dos mundos principales, que son el mundo en el que vivimos y aquel al que yo he llamado «el Otro Lado».

Bellísima imagen de un posible paisaje de los mundos de la mitología celta.

Comprender estos dos «lados» de la realidad de la mitología celta es importante para entender el universo en el que transcurren las novelas de la serie literaria Desde Iliddiam.

Pero… ¿Cómo son estos dos mundos celtas?

Como acabamos de decir, los dos mundos más importantes de la mitología celta son aquel en el que vivimos y otro muy cercano que tiene muchos parecidos, pero también bastantes diferencias. Este mundo fué llamado Tir inna n-Óc (Tierra de la juventud) en gaélico antiguo y también Annwn en la mitología galesa.

Yo lo he llamado «el Otro Lado» porque aquí, en Galicia y Asturias, se ha perdido la palabra utilizada para referirse a él.

De esta manera, en la serie literaria Desde Iliddiam, los dos mundos principales en los que tiene lugar la acción son estos dos. Por un lado, el mundo real que existía en el noroeste de la Península Ibérica durante la Edad de Hierro; por el otro, este mítico Otro lado.

Los dos mundos celtas: nuestro mundo

Nuestro mundo en el 500 aC. (más o menos) era una tierra de clanes que vivían en poblados fortificados llamados castros. Estos se caracterizaban, a lo largo de las naciones celtas del Arco Atlántico (Irlanda, Escocia, la Isla de man, Gales, Cornualles, la Bretaña francesa, Galicia y Asturias) por tener unas viviendas circulares con el techo de paja embreada.

Estos clanes pertenecían a una fusión de pueblos protoceltas (también llamados pueblos del Campo de Urnas), que a Avieno le dió por llamar Oestrimnios, con un pueblo celta muy posterior y de un celtismo perfectamente estructurado, conocido como celtas Sefes (o Serpes), cuyos animales simbólicos eran las serpientes.

Estos individuos, llamados castrexos (habitantes de los castros) en mi tierra, mantenían un fuerte contacto cultural y comercial por mar con las demás naciones celtas del arco Atlántico. También tenían contacto y mantenían relaciones comerciales con fenicios, griegos y tartesios.

El agua comunica los mundos celtas

Los dos mundos celtas: el Otro Lado

El Otro Lado es donde tiene lugar la mayor parte de los acontecimientos de La hija de la ayalga. Para crearlo he construido un mundo que, de alguna manera, es un reflejo especular del nuestro. Si cruzas de nuestro mundo al Otro Lado, por ejemplo, te vas a encontrar en un lugar que va a parecerse a grandes rasgos a aquel en el que estabas hace un momento, aunque también va a tener muchas diferencias.

Estas diferencias suelen radicar en que los paisajes son más variados y espectaculares, con una naturaleza desbordante y bellísima. No se debe pensar en que ambos mundos son idénticos. Solo los puntos de cruce son parecidos. Aparte de eso, todo: las costas, las cordilleras, los mares… Todo cambia mucho pero sigue recordando un poco a nuestro mundo.

Jardin de Antiguos

De esa manera, la acción de la serie literaria Desde Iliddiam va a tener lugar en un supercontinente que equivale a Europa, Asia y África unidas. Su contorno general puede parecerse muy lejanamente al de estas, pero si nos acercamos un poco más, ahí acaban las diferencias.

Este supercontinente se llama Jardín de Antiguos y en él viven sociedades formadas por las criaturas que pueblan las mitologías de origen indoeuropeo, africano y asiático. En el centro de todo este supercontinente se alza un descomunal, un ingente anillo montañoso. Es una cordillera circular cuyas montañas empequeñecen al Monte Olimpo de Marte. Se llama el Anillo de la Vieja y rodea un desierto inhabitable que oculta un terrible secreto.

El mayor imperio de Jardín de Antiguos se extiende bajo su superficie. La mourindade (de la que hablaremos en otro artículo) solo es una pequeña parte de este colosal imperio.

Dejamos el Otro lado para acercarnos a nuestra península

El pasado celta de Galicia y Asturias ha quedado enraizado en los mitos y las leyendas de su folclore y su mitología. Veinte siglos de historia de la península no han permitido que se conserve, sin embargo, el nombre que le daban los galaicos y los astures a estos mundos celtas. De ello se encargó una invasión musulmana, la formación de un reino suevo y muchas más cosas entre las que destaca la apisonadora cultural que supuso el cristianismo.

Sin embargo, en mi opinión, está claro que, al igual que sucedía en las demás naciones celtas, se creía en estos mundos. Una gran prueba de ello es que se celebrasen las fiestas de Samain y Beltanne. Estas estaban íntimamente relacionadas, como veremos después, con el «otro mundo» de las creencias de los celtas.

Además, ciertos seres miticos, como el urco o los cuélebres, se retiran a «reinos de otro mundo» situados más allá del mar o en sus profundidades, lo que podría ser un recuerdo de estos mundos. Las xanas y las mouras también son prueba de ello. Numerosas leyendas identifican los cursos de agua que ellas guardan como lugares a medio camino entre mundos.

Samaín y Beltanne, puertas entre estos dos mundos celtas

Los dos únicos momentos del año en los que resulta fácil pasar de un mundo al otro es durante estas dos importantes festividades.

Danza alrededor del fuego en Beltanne.

Samaín

El samhain celta, la festividad que acabó transformándose en la actual fiesta de halloween, es una de las cuatro grandes fiestas del calendario celta. Además, junto con beltanne, se puede considerar la más importante.

Ambas celebraciones son momentos de transición, en los que la luz da paso a la oscuridad y viceversa, pero también son momentos en los que la barrera entre los dos mundos celtas de los que trata este artículo desaparece.

De esa manera, durante Samaín Beltanne, nuestro mundo y el Otro Lado se acercan hasta superponerse. Es el momento en el que los seres míticos, e incluso los espíritus de los muertos, pueden entrar en nuestro mundo. Y nosotros en el de ellos.

Beltanne

Beltane significa «Fuego brillante» o «El buen fuego» y es, junto con Samaín, una de las dos fiestas más importantes para los celtas. También es uno de los tres festivales del fuego que hay en su calendario y con él nace, de forma oficial, la parte luminosa del año. En Beltanne se celebra, pues, el renacimiento de la vida a través del fuego

Para los antiguos habitantes de las naciones celtas del norte, el mayor peligro durante la fiesta de Beltane eran los sídhe: las criaturas que viven en el Otro Lado. Estas eran consideradas peligrosas y problemáticas. La gente pequeña, como los leprechaunscluricauns y otros duendes, y la buena gente, también conocidos cómo aos si aes sidhe, eran perfectamente capaces de robar el ganado o maldecirlo con una plaga. Por ese motivo, los druidas realizaban rituales con una doble finalidad: por un lado, servía para proteger a los animales, los cultivos y a la gente. Por otro lograban apaciguar a todas estas criaturas míticas. Las grandes hogueras eran un componente imprescindible en estos rituales.

Otras maneras de cruzar entre estos dos mundos celtas

Tanto en la mitología celta como en el mundo que he creado para Desde Iliddiam, los cursos de agua son elementos naturales de transición entre los dos mundos. Eso sí, fuera de las celebraciones de Samaín y Beltanne, solo unos pocos puntos muy concretos pueden ser utilizados para cruzar entre nuestro mundo y el Otro Lado.

La hija de la ayalga

En la primera novela de Desde Iliddiam, La hija de la ayalga, la acción transcurre en estos dos mundos: el nuestro (pero en el 500 a.C.) y el Otro Lado. En este artículo hablo de ambos, pero los demás mundos, que aparecerán en novelas siguientes, tendrán sus propios posts más adelante.

Portada de La hija de la ayalga, cuya acción tiene lugar en estos mundos celtas.

Este artículo sobre los mundos celtas es la primera piedra de un gran castillo

Os lo aseguro. Os lo prometo. Ahora está vacía, pero la sección «Desde Iliddiam» de este blog va a ser de las más apasionantes. Solo dadme un poco de tiempo.

Si quieres conocerla a todas las criaturas fantásticas de la Península Ibérica, y no solamente a las que hay en este blog, te regalo un libro con, entre otros apartados, un extenso bestiario, compuesto por nada menos que 147 criaturas fantásticas de la Península Ibérica, a las que describo y ubico geográficamente. Solamente tienes que suscribirte a este blog. De esta manera, si quieres, te mantendré informado de las novedades con un breve correo electrónico que te llegará el viernes o el sábado. Y si no quieres, puedes darte de baja cuando quieras. ¡Pero el libro nadie te lo quita! No lo dudes. Hazlo. Me harás un poco más feliz.

Un abrazo enorme. Muchas gracias por leerme.

Sentid, vivid y no os rindáis nunca.

¿Quieres publicar este post en X?

Desde Iliddiam y sus mundos celtas: conozcamos el mítico "Otro lado" Clic para tuitear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Desde Iliddiam y sus mundos celtas: conozcamos el mítico «Otro lado»”