El anano de la mitología gallega: herencia nórdica en una nación de raíces celtas

Anano viene del latín «nanus» y del griego «nannos». Es un ser mítico muy antiguo y también una rareza dentro de la mitología gallega. Esta raza de criaturas es muy importante y abundante en las mitologías de los países germánicos. El hecho de que también esté presente en la mitología gallega se debe, sin duda, al reino que fundó el pueblo germánico de los suevos en la primera mitad del siglo V en la provincia de la Gallaecia del Imperio romano de Occidente. Estamos hablando del reino suevo de Gallaecia.

Mapa del reino suevo de Gallaecia
El reino suevo de Gallaecia

Si, pero… ¿Quiénes son los ananos?

Cierto. Centrémonos. Lo primero que debemos dejar claro es que un anano no es ningún tipo de duende. Es un ser muy bajito: puede llegarle a la rodilla a un hombre o, como máximo, llegarle casi hasta la cintura. Esto depende del relato o de la leyenda. Suelen tener la cabeza muy grande y no se distinguen por su belleza física. Lo cierto es que lucen largas barbas blancas y tienen aspecto de ancianos desde su más tierna juventud.

Los seres de esta raza son muy trabajadores. Viven debajo de la tierra, bajo los castros, las mámoas y otros restos antiquísimos. En sus dominios subterráneos tienen cámaras, galerías, pueblos, minas e incluso ciudades. Son los creadores y guardianes de grandes tesoros, que son muy importantes para ellos. Invierten la mayor parte de su tiempo en guardar, limpiar y cambiar de lugar esas riquezas. Además, esta raza tiene una afinidad natural con la tierra y sus secretos, por lo que son expertos en la construcción de túneles y saben encontrar las mejores vetas. Trabajan en las minas para extraer esos minerales, que después convierten en más tesoros. Y es que los ananos dominan la minería, la metalurgia y la orfebrería. Son, por lo tanto, grandes forjadores y artesanos.

Relación entre el anano y el ser humano

Con respecto a nosotros, los seres humanos, los ananos nos eluden como regla general. Es más, si algún ser humano intenta inmiscuirse en los asuntos de los ananos, estos hacen uso de sus grandes poderes mágicos para rechazar al intruso. Se dice que, además de poder realizar hechizos y sortilegios, su mirada e incluso su aliento pueden tener efectos mágicos también.

En ocasiones, sin embargo, sin que se sepa bien por qué, un anano sale de sus dominios bajo tierra y entra en conversación con una persona. Siempre se trata de alguien que viaja solo, y, en muchos relatos, es alguien que va camino de una feria. Puede ser que el anano beneficie enormemente a esa persona, pero no sin condiciones.

Anano. Ilustración del libro Diccionario de los seres míticos gallegos.
Ilustración del Diccionario de los seres míticos gallegos.

Los ananos en Desde Iliddiam: el anano de La marca del Urco

En mi segunda novela aparecen muchas decenas de seres de todas las mitologías de la Cornisa Cantábrica. Por supuesto, aparece el pueblo de los ananos. Uno de ellos, Sognir, mantiene una charla con Grik, el protagonista de ese capítulo, que es un trasno.

El anano y la lechuza

Otra de las increíbles capacidades que tiene esta raza es la de transformarse en lechuzas. Se dice que lo hacen para anunciar, con su canto, la muerte de un ser humano.

Es posible que los ananos se puedan transformar en otros tipos de ave, ya que en algunos castros de Melide se suelen aparecer unos extraños pájaros muy desagradables. Muchos creen que son ananos y que están guardando los tesoros que hay bajo los castros.

También hay quien dice que pueden controlar a diversas criaturas como “bichas” (enormes serpientes que guardan depósitos secretos de minerales como oro y plata o piedras preciosas) .

O anano e o muiñeiro

Tal vez la leyenda mas conocida en Galicia sobre un anano es aquella conocida como «O anano e o muiñeiro (El anano y el molinero)»

Una auténtica joya, del blog de Antonio Ceniza, un gran divulgador.

Ananos, mouros y tesouros

Maliciosos y malvados, esa es la imagen que la iglesia le dió a la figura de los ananos. Como siempre, cuando comprobó que era imposible acabar con las creencias paganas de las gentes, las contaminó y las demonizó. Es lo mismo que esta religión hizo con las meigas y con otros muchos seres míticos. Pero eso no logró que, durante siglos, se siguiesen propagando leyendas sobre los tesoros subterráneos de los mouros y los ananos. Aparecieron docenas de versiones de «grimorios» (libros mágicos que supuestamente revelan donde están enterradas las riquezas de los ananos y demás seres mágicos). El más conocido de ellos fué el Ciprianillo.

Así, hasta hace poco aún era muy popular en Galicia la creencia de el que poseyese el Ciprianillo (libro de San Cipriano), también poseía la clave para acceder a tesoros de mouros y de ananos. Esto provocó, hace pocas décadas, un auténtico estropicio arqueológico y cultural, cuando la gente levantó los antiquísimos castros buscando los tesoros de mouros y ananos.

Reflexiones

Os quiero dejar aquí un fragmento de una intervención de un individuo del que no conozco ni siquiera el nombre. Su «apodo» en Celtiberia.net es Carr, y estoy seguro de que es alguien con unos conocimientos enormes. La conversación iba, entre otras cosas, sobre la presencia de los ananos en la mitología de Galicia.

El anano de Punta Cabicastro

Esta ilustración de un enano me encanta.

Según la Enciclopedia de Fantasía Popular de Galicia, Galicia Encantada, en la Punta Cabicastro, concello de Sanxenxo (Pontevedra), hay una cueva donde mora un anano que grita cuando hay niebla para avisar a los barcos. Eso atestigua José Pazos Lameiro, marinero jubilado de Marín (Pontevedra), en enero de 2014. También afirma que supo este dato cuando, siendo él joven y estando embarcado, los viejos lo relataban cuando el barco pasaba por la Punta Cabicastro, camino de La lanzada. Esos marineros veteranos lo comprendían como algo cierto y normal.

Los compañeros de mitología del anano gallego

Hasta aquí hemos llegado con los ananos. Hay gente que afirma otros datos, historias de meigos oscuros y distintos grupos de ananos. Sin embargo, no he encontrado esos relatos, esas fuentes, así que me ciño a lo probado y comprobable.

Por otro lado, si te has quedado con ganas de más y quieres seguir conociendo a las criaturas de la mitología de Galicia, este es el blog adecuado. Aquí tienes muchos más retazos de este amplio entramado:

Además, si quieres echar un ojo a TODAS las criaturas fantásticas que hay en este blog, aquí las tienes: Criaturas fantásticas en Desde Iliddiam.

Si quieres conocerla a todas las criaturas fantásticas de la Península Ibérica, y no solamente a las que hay en este blog, te regalo un libro con, entre otros apartados, un extenso bestiario, compuesto por nada menos que 147 criaturas fantásticas de la Península Ibérica, a las que describo y ubico geográficamente. Solamente tienes que suscribirte a este blog. De esta manera, si quieres, te mantendré informado de las novedades con un breve correo electrónico que te llegará el viernes o el sábado. Y si no quieres, puedes darte de baja cuando quieras. ¡Pero el libro nadie te lo quita! No lo dudes. Hazlo. Me harás un poco más feliz.

Un abrazo enorme. Muchas gracias por leerme.

Sentid, vivid y no os rindáis nunca.

¿Quieres publicar este post en X?

El anano de la mitología gallega: herencia nórdica en una nación de raíces celtas Clic para tuitear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “El anano de la mitología gallega: herencia nórdica en una nación de raíces celtas”